30 dic. 2015

62. Bienvenida a casa.

Pasé por cada una de las habitaciones buscando a alguien, no me importaba si era la de limpieza, sólo quería ¡Hablar! A pesar de lo mucho que estuve caminando, no encontré a nadie. 


-¿Hola? - grité en medio del salón. 



Absolutamente nadie respondió. Caminé hacia el patio y, para mi sorpresa y asombro, encontré a mis padres tomando el desayuno: Té, leche, jugo, pan con mantequilla y mermelada, huevos... Y los sirvientes desayunaban con ellos, algo que era demasiado común. Me acerqué con ellos y mi ropa pareció cambiarse a la pijama que siempre utilizaba para ir a dormir. Fue completamente extraño, como si una parte de mi desapareciera completamente sin dejar rastro alguno. 

Me senté a lado de mis padres, saludándolos como siempre. Me contestaron con una ligera sonrisa. Mi padre leía el periódico y mi madre un libro. Mi familia es un poco "extraña" por así decirlo, ya que las relaciones entre nosotros no eran muy estrechas y hablar con ellos es un poco complicado en público ya que el pueblo y otros países esperan más de nosotros, pero, cuando nadie nos ve, son los padres más cariñosos del mundo.

Traté, mientras desayunaba, de dejar de pensar en lo que había pasado anteriormente en Mire Koshamrov... Pero mientras más lo hacía, más olvidaba qué era lo que había pasado en ese lugar tan misterioso, por lo cual era un riesgo doble, ya que olvidaría por completo los orígenes de Silver y a los chicos que conocí ahí. Terminé de comer y fui a mi cuarto a cambiarme: al abrir el armario, no encontré mi ropa normal, encontré cosas que no eran mías. 
Me quedé un buen rato observando aquellas prendas: La primera de ellas, era un vestido corto color violeta de la parte de abajo (es decir, la falda), en la parte del torso, era color blanco y tenía encaje negro con una que otra piedra preciosa color violeta en el encaje, eran algo pequeñas. Las demás, bueno, son complicadas de recordar ya que tenían demasiado detalles y ese vestido había llamado mi atención.

Aún observaba mi armario cuando habían tocado a mi puerta: Era mi madre que me pedía entrar a mi habitación. 


------------------------------------------------------------

Hola a todos, antes que nada, quiero pedirles una muy sincera disculpa a todos. Como sabrán (creo) tuve que dejar de escribir por el simple hecho de mis estudios de preparatoria, con esto quiero decir que esa etapa de mi vida fue un completo desastre y mis ideas para esta nueva temporada se fueron al caño. Ahora que entré a la universidad, (y es increíble que lo diga) tengo más tiempo, en verdad, y por las nuevas experiencias que tuve, sé que podré escribir esta temporada con más tranquilidad. 

Escribiré los fines de semana y publicaré cada dos.

Gracias a todos por la espera (si es que todavía hay gente, jajajaja)

Los quiere: 

Aura The Hedgehog >:)

1 comentario:

  1. La vida y el tiempo se van a la mierda por estudios :'C nah, no te preocupes todos pasan por esoen algun momento :D

    ResponderEliminar